El japonés, ¿el idioma más difícil del mundo?

rabodegorrino
01/04/2016

Uno de los primeros posts nos gustaría dedicarlo al idioma japonés y la idea que de él tienen muchos de sus hablantes. Algo que consideramos necesario para poder comprender este país en el que ahora residimos.

Después de llevar aquí 6 años, hemos conocido a muchos japoneses con los que hemos hablado sobre el idioma, su dificultad y otras particularidades y en su mayoría tienen la idea de que el japonés es “el idioma más complicado del mundo”.

IMG_3248
Dos de nuestros libros de estudio

Siempre intento buscar similitudes en la concepción del idioma propio, así, cuando escucho a mis amigos japoneses afirmar que el japonés es el idioma más “difícil del mundo” intento comparar con las cosas que había oído en España sobre el español.

En España algunos amigos y conocidos decían que el español tenía una riqueza léxica mucho mayor que otros idiomas como el inglés. (Eso sin tener mucha idea de inglés, ni de otros idiomas, pero bueno…)

Pienso que muchas de estas afirmaciones son comunes a los hablantes de cualquier idioma, que responden a una especie de “orgullo” de la lengua propia, y a un desconocimiento de otros idiomas (a un nivel profundo, no superficial). Supongo que pensar que tu idioma es “el más” en algún aspecto (el más difícil, el que tiene más léxico, el que tiene más tiempos verbales…) te hace sentirte superior en ese aspecto simplemente por el hecho de ser hablante nativo.

En mi opinión, cada lengua tiene unas características, cada lengua “se estira” por un lado, pero deja sin desarrollar otras zonas, que a su vez otra lengua, en otra parte del mundo explota y desarrolla. De lo que un idioma “carece” por un lado, lo gana por otro.

Algo que me imagino que le ha pasado a cualquiera que ha aprendido un idioma activamente, aparecen conceptos y vocabulario que no estaban en tu idioma materno, a los que te acostumbras. Si con quien hablas domina ese idioma también, aparecen en la conversación tal cual, en el otro idioma. (De esto me gustaría hablar en otro post también, de las palabras en japonés sin las que ya no podría expresarme, ¿Qué os parece?)

Todos los que hayan estudiado un poco de japonés, sabrán que para los hispanohablantes, la pronunciación no nos supone una gran complicación ( consta de 5 sonidos vocálicos iguales al castellano y tan sólo 112 sílabas).

El orden gramatical es “al contrario” que el castellano, en japonés la posición del verbo es al final de la oración. Al principio cuesta bastante acostumbrarse (y yo pienso que hay “algo” a lo que no llegaré nunca a acostumbrarme, pero esto es una opinión personal…), pero, por otro lado el japonés tiene muy pocos tiempos verbales, así como verbos irregulares y los sustantivos no tienen ni género ni número.

Sin embargo los usos en situaciones formales y la ambigüedad de las expresiones son algo tremendamente complicado para nosotros.

¿Por qué tienen los japoneses esta idea de que su idioma es tan complicado de aprender?

Muchas de estas ideas vinieron fomentadas por los estudiosos occidentales que se interesaron por el idioma japonés en un comienzo. Tras la apertura de las fronteras japonesas después de un largo periodo de aislamiento (entre 1624 y 1868) muchos de ellos comenzaron a aprender un idioma muy diferente a los idiomas occidentales, con lo cual el grado de dificultad para estos estudiosos debió ser enorme. Y esa idea ha perdurado en el tiempo y ha llegado hasta hoy.

IMG_3250
Expresiones que luego nunca usas, jejeje…

También la peculiaridad de su sistema de escritura, único en el mundo, hace que los japoneses lo conciban como algo muy complicado.

Como la mayoría de vosotros sabréis consta de los Kanji, ideogramas importados de China con los que se escribe la raíz de nombres, verbos y adjetivos, y dos silabarios: Hiragana, para sufijos y partículas; y Katakana para las palabras de origen extranjero. (A grandes rasgos, tienen otros usos en los que no voy a profundizar ahora)

Personalmente, agradezco que existan los silabarios hiragana y katakana, con los que puedes tomar notas rápidamente en caso de que no recuerdes el kanji a tiempo, y los que hacen que la lectura sea mucho más llevadera. ¡No puedo imaginar la dificultad que debe ser leer en Chino, donde sólo hay ideogramas!

Pero creo que en la práctica, es casi imposible medir el nivel de dificultad de un idioma objetivamente, el grado de dificultad intrínseco, en sí del idioma.

Todos los que hayáis estudiado un poco en una escuela de japonés en Japón habréis conocido a algún compañero coreano que avanza en el japonés rapidísimo.

Recuerdo que cuando mis compañeros coreanos mejoraban su japonés, me interesé por preguntarles cómo era su idioma, y cuál fue mi sorpresa al descubrir que para ellos el japonés era “súper fácil”.

Entonces, me explicaron que su gramática es muy similar, que hay cantidad de palabras cercanas (en su mayoría importaciones del chino) y que el sistema de usos formales del idioma es muy parecido.

¡Cuál fue mi sorpresa al descubrir que el japonés no era considerado TAN difícil por alguien sobre la faz de la tierra!

En mi opinión, la dificultad de un idioma radica en el punto de partida de cada hablante. Por ejemplo para los españoles aprender italiano o portugués no es tan complicado como aprender alemán, y mucho menos complicado que aprender japonés. Simplemente por la similitud entre esas dos lenguas, y por la cercanía cultural y de pensamiento.

Estudiando japonés u otros idiomas ¿os habéis encontrado con situaciones similares? ¿Sois de los que pensáis que vuestro idioma es el más difícil en algún aspecto? Nos encantaría poder escuchar vuestras experiencias aprendiendo otros idiomas, y vuestras opiniones al respecto, así que dejad vuestros comentarios.

Muchas gracias por leer hasta aquí, y esperamos que sigáis nuestras andanzas por RabodeGorrino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.